fbpx
Los emprendimientos artesanales que triunfan en San Pedro Carchá

Los emprendimientos artesanales que triunfan en San Pedro Carchá

Julio 02 2019

Elsa Sacul es una empresaria que vive en la comunidad indígena de Chiacam, en el municipio de San Pedro Carchá. La inquietud de tener un negocio propio surge en el año 2015, cuando aprendió a elaborar jaleas y conservas artesanales en el programa “Formación para la Vida” de Hidroeléctrica Renace.

Elsa completó un curso de 80 horas para aprender a elaborar jaleas y conservas. En 2017, formalizó su empresa ante la SAT, “Dulces y Envasados Renacer”, cuya especialidad son las conservas de plátano, banano, malanga y níspero.

“Formación para la Vida”, uno de los siete programas de Desarrollo Social Sostenible de Renace, brinda talleres, con el apoyo de Intecap, para mejorar las capacidades técnicas y promover el emprendimiento en jóvenes con edades entre los 16 y 22.

Asimismo, los jóvenes desarrollan habilidades financieras, mejoran su formación técnica, lo que aumenta las posibilidades de obtener un empleo y se impacta en la economía del hogar.

El programa ha ayudado a vecinos de San Pedro Carchá, como Elsa Sacul, a comenzar sus emprendimientos y a recibir el apoyo para inscribirse como pequeños contribuyentes ante la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Elsa pasó de aprender a elaborar conservas, con materiales e insumos que le facilitó Renace, a comercializar sus productos en eventos como “Mercado para Todos”, una iniciativa de la hidroeléctrica que mes a mes, llega al casco urbano para ayudar a los emprendedores rurales.

El esfuerzo de Elsa Sacul por salir adelante tuvo un impacto positivo en la economía de su hogar e incidió de manera favorable en la comunidad de Chiacam, al dar trabajo a otras vecinas cuando recibe pedidos voluminosos.

“Sabroso, Sabroso“

Si bien todos los cursos y carreras que se imparten a los vecinos son tan diversos, que van desde cómo tejer una bufanda, pieza de güipil, servilletas o monederos hasta reparar computadoras, se han desarrollado por Renace en el contexto cultural del departamento de Alta Verapaz.

Los cursos del programa “Formación para la Vida” no se limitan a Chiacam, también se imparten a diferentes comunidades de San Pedro Carchá. Así es el caso de María Elena Misti Chub, originaria de la comunidad Bancab, del mencionado municipio.

María Elena Misti Chub, se ha caracterizado por su entusiasmo para salir adelante, ser ejemplo para sus hijos y las mujeres de su entorno. Hasta 2014, vendió gelatinas y helados en escuelas y mercados de su comunidad.

Ese año empezó a participar en los programas sociales de Renace en donde, al igual que Elsa, aprendió elaborar jaleas y conservas, gracias a lo aprendido en el programa “Formación para la Vida”.

En 2016, decidió emprender su negocio, el cual llamó “Saa Sa”. En idioma q’eqchi’ significa “Sabroso, Sabroso”. La venta de jaleas y conservas han ayudado a mejorar sus ingresos y a la economía de su hogar.

Los productos que elaboran los vecinos que han participado en los programas de la hidroeléctrica Renace se venden en las mismas comunidades, lugares aledaños o pequeñas empresas instaladas en el municipio de San Pedro Carchá.

El curso de Panadería Básica en 2016, le permitió aprender producir pan francés, pirujo, panes de manteca y tostado. También elabora panes especiales con queso, chocolate y ajonjolí.

Renace señala que desde que inició el curso de panadería, en el año 2016, han participado más de 50 jóvenes postuladas a través de asambleas comunitarias celebradas por los COCODES de las comunidades vecinas al proyecto.

Claudia distribuye pan en su comunidad y en comunidades aledañas, con ocho tiendas como clientes regulares donde entrega el producto a diario, lo que demuestra que los cursos se adaptan a los casos de éxito en las comunidades de San Pedro Carchá, vecinas a la hidroeléctrica Renace.

Inversión social

Si bien los negocios de Elsa, María Elena y Claudia son ejemplos palpables de superación para las futuras generaciones, también demuestran que el programa de Renace cumple con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos de San Pedro Carchá.

Para 2018, la Hidroeléctrica Renace ya había apoyado en el aumento del 206% de los jóvenes con habilidades técnicas: son 28 promociones de graduados de diferentes cursos, con un beneficio directo a 839 jóvenes y adultos.

Renace cuenta con una estrategia de valor social compartido que se desarrolla desde 2012 en el departamento de Alta Verapaz y se enorgullece que, gracias a programas como “Formación para la Vida”, se han formalizado ocho negocios ante el fisco guatemalteco.

La inversión social de US$30 millones, la estrategia apoya todas las etapas de desarrollo de la persona humana a través de siete programas de desarrollo social sostenible en las comunidades q’eqchi´ que habitan la cuenca del río Cahabón, en San Pedro Carchá.

Los productos elaborados por los miembros de la comunidad que han recibido la capacitación técnica también incluyen los tejidos típicos, comestibles con productos naturales de la región y artesanías en madera.

En 2018, Renace recibió el premio internacional “Programa Diversificado de Responsabilidad Social Corporativa”, otorgado por Standard & Poors Global Platts, cuyo objetivo es premiar las estrategias de valor compartido en el sector de energía a nivel mundial.

Un reconocimiento de clase mundial, reúne los esfuerzos en conjunto de la hidroeléctrica Renace y varias entidades que han contribuido a mejorar la calidad de vida de 21 mil personas de 29 comunidades Q’eqchi’ de San Pedro Carchá.

Renace también apoya con proyectos de infraestructura, como la construcción de carreteras, salones comunales y escuelas. Se enfocan en desarrollo económico con actividades que promueven el turismo local, mercados comunitarios, entre otros.

Con información y fotografía de República

Video